“cántame un cuento”

 

es lo que me dicen últimamente los labios de mi nene cuando me acuesto a su lado…

es el mejor momento del día, es estupendo. como lo es también cuando puedes poner en marcha una idea, o un proyecto con el que soñabas desde hace tiempo, así de manera casual-causal, con el encuentro de alguien inesperado, que te aporta eso que estabas buscando…

este sábado lo estrenaremos por fin, ¡cuentos con música!: B.S.O en directo y proyecciones audiovisuales que acompañarán la contada

conoceremos a un Elvis reinventado que reniega de las vegas y del título de rey, a un niño rubio metido a titiritero en Melodía en la ciudad, y a tres Chibos Chibóns muy espabilados.

¡contaremos, cantaremos, bailaremos y reiremos seguro!

en la guitarra, armónica, diseño gráfico y making off divertidísimo tendremos al señor Mato Armada  (aka Juan Luis)

en el público, a todos los que quieran acudir a la Biblio Anxos Casal de Santiago el Sábado 21 a la 12:00 pm.

en el mundo canguro para atender a Nanook mientras mami cuenta lo que Mato canta y Mato canta lo que mami cuenta, a la Buba y a la Nena

y en los cuentos-contados estaré yo, como siempre, más féliz que una perdiz, cumpliendo un pequeño sueño…

os dejo fotitos del genial making off, en tierras arousanas, que fue aderezado por el riquísimo catering de Marisa y Juan Fernando,  adornado por las viñas de esta zona de cuento y jugado con los lametazos de Tita, Telma, Cana, Barton y demás camada de la casa… ( son fotos subjetivas, claro, no esperéis que os revelemos la receta de nuestro plato, para ello tendréis que venir a probarlo!)

casi ni nos dábamos cuenta de que estábamos trabajando… ¡y eso que fueron sesiones maratonianas!

gracias a todos por acogerme como una más de la familia…

outro-m.ward-holdtime

arbolista de navidad

 

donde yo vivo hay muchos tipos de árboles, casi tantos como tipos de personas conozco…

hay árboles altos

y árboles bajos.

árboles grandes

y árboles pequeños.

árboles sabios de raíces profundas, centrados y estables, que resisten la embestida de galernas y vendavales

y árbolillos inmaduros, que tiemblan ante cualquier adversidad, ante cualquier viento fuerte.

hay árboles solitarios y tímidos que observan impasibles desde su atalaya el paso de las estaciones, impertérritos, eternos guardianes del silencio

hay árboles de piel camuflada, bellos pero inteligentes, que intentan pasar desapercibidos, como si fuesen una casualidad en el camino.

árboles de secano, alérgicos al agua

y árboles de regadío, que se empeñan en besar el río.

árboles con el corazón roto, que no entienden qué rayos les ha partido por el medio

y árboles con el corazón caracol, que miran el mundo con ojos perezosos.

árboles desorientados, procedentes de otras tierras y que por caprichos del azar han acabado durmiendo en estos lares, aunque sigan soñando con atardeceres en la Toscana…

árboles de cuentos de hadas

y árboles de cuentos de fantasmas.

árboles cantarines como las guirnaldas navideñas

y árboles silenciosos que ya no pueden decir nada.

árboles de mis valles, tan diferentes como las personas que conozco…

pero todos, todos, todos

bellos, bellos, bellos.

 

garabato. greta. árbore

 

¿cuándo llegamos?

Érase una vez que se era, un culto caballero llamado Don Pío, que allá por el año 1896 vivía en el monasterio de Caaveiro con su mujer y sus hijos, sobre las aguas turquesa del río Eume…

así podría empezar el cuento para entretener durante el viaje a un niño juguetón y travieso. esta podría ser la excusa para despegarle de la play station o de la tele y llevarle a la naturaleza, a mojarse los pies en las increíblemente verdes aguas del río eume, a respirar aire puro fuera del centro comercial y a decubrir que los pajaritos con el pecho rojo se llaman “petirrojos” en castellano o “txantxangorri “en euskera. cualquier excusa podría valer, siempre que tengamos ganas, claro, de salir de la rutina cómoda, de lo fácil.

y no estaría mal para sus padres tampoco, recargar las pilas en semejante “marco incomparable”, lugar aún desconocido para muchos gallegos.

quizás no es un bosque tan distinto de los que tenemos cerca de casa, pero la excursión en coche de dos horas, la comida-picnic con cestita de caperucita, las hojas voladoras como confetti de boda, o los árboles reumáticos de musgo aterciopelado, pueden ayudarnos a inventar un sábado de cuento. uno de esos días que recordaremos siempre, aunque crezcamos…

baleen morning-river arms.balmorhea

 

Fin de semana de cuentos…

Después de una temporada en la que los cuentos se habían quedado en casa, Raquel ha vuelto a salir a la calle a compartirlos con los más pequeños…

El viernes Raquel estuvo contando cuentos en El pozo de los 3 deseos, en Cangas, un lugar donde ya habíamos estado en 2008 y que nos encantó por su selección de libros mágicos. Esta vez volvió a suceder y quise ser un niño de 2 años rodeado de toda esa nueva literatura infantil y esas ilustraciones tan actuales que mezclan técnicas diversas y que en nuestra época no existían. Sí, compramos varios libros, algunos para Nanook y otros para nosotros, a pesar de que están recomendados para niños de 6 años.

El sábado Raquel volvió a actuar, esta vez en una tiendecita nueva de Vigo, A Pita Cega, un lugar lleno de juguetes originales y una muuuuuy buena compañía.

En ambas contadas Raquel tuvo un público atento, divertido, participativo… y un niño muy especial que no entendía porqué mamá contaba tantas cosas a los niños y durante una hora no le hacía ningún caso…

 

 

Yo no sé muchas cosas, es verdad. Digo tan solo lo que he visto. Que la cuna del hombre la mecen con cuentos. Que el llanto del hombre lo taponan con cuentos. Que los huesos del hombre los entierran con cuentos. Y que el miedo del hombre ha inventado todos los cuentos. (León Felipe)