René…

Magritte. hace tiempo, la reprodución barata en papel de una de sus obras formaba parte de mi vida, de eso hace mucho tiempo…
paseo por la galería de este museo sin esperar nada, con curiosidad tranquila. pero a medida que avanzo por sus lienzos, por sus dibujos y por toda la parafernalia del arte de galería, este hombre de mirada traviesa me va conquistando poco a poco…pero no tanto por su obra si no por la personalidad que trasmiten las fotografías que acompañan la exposición.
entre revelado y revelado imagino la vida de este artista rodeado de otros grandes de una época explosiva, años de expresión sin límite, de experimentación, de riesgo… el sueño de todo aquel dedicado al “arte”.
pero sin duda donde termina de emocionarme, de atraparme, es en la constante presencia de su compañera Georgette Berger en su vida, en su obra y seguro que también en sus sueños. hombre entregado a una sola fémina, desde los 17 años, amor de juventud fiel hasta la senectud.
de su obra me quedo con lo que falta, con la parte que completar, que evocar, que imaginar y que pensar…no lo puedo evitar, me gusta la parte activa del espectador, el juego, el reto.
de su personalidad con la sencillez que rezuma este señor de bombín.
de su biografía, con las pupilas seductoras de una Georgette de 16 años, enamorada hasta el tuétano de este, por aquel entonces todavía, proyecto de artista, en aquellos adolescentes años de explendor en la hierba.
de sus palabras, con estas:
 todo lo que sé de la esperanza que pongo en el amor es que sólo a una mujer  corresponde el darle realidad.

too many birds-bill callahan- sometimes I wish we were an eagle

un día cualquiera

un mensajero del otro lado de la ría me ha citado en un punto de la ciudad para hacerme llegar un sobre. a las 15.30 me he acercado al lugar convenido, he caminado por el pantalán de madera escuchando el taconeo de mis zapatos verde esmeralda. mientras escrutaba la ría en busca del barco que traería mi encargo, he imaginado los adioses que llenaron esta bahía en otros años de emigrantes. el viento me ha susurrado al oído el llanto de las despedidas, de las promesas de amor eterno, de las esperanzas de otros futuros más allá del hambre y los sabañones, de las maletas humildes de camiseta, pantalón de loneta y chaleco…

al fin lo he divisado allá a lo lejos, sereno, acercándose a mi puerto. me he imaginado a mi misma como la heroína de una película de espías recibiendo un mensaje cifrado, o en una película romántica, citándome a escondidas con un amor imposible…

el frío aire de febrero me ha levantado la falda de volantes con caricia juguetona y he saltado al barco, ansiosa por encontrarlo. en el mostrador me estaba esperando, solitario, casi disculpándose por mostrarse abandonado, envuelto en una bolsa negra, sin más datos. nerviosa lo he cogido y he saltado de nuevo a tierra. he repisado mis taconeos traviesos y me he metido en el coche sonriendo, deseando devorar este nuevo encargo. lo he abierto y allí estaba “cuentos de eva luna” para leerlos y releerlos de nuevo, por arriba y por abajo, del derecho y del revés, de la cabeza a los pies…

tengo cuatro días para devolverlo a su dueño transformado en voz de cuento…

vamos a ello!

 

 

“chocolate blanco o negro” (a few years later..)

este texto lo escribí hace tiempo. me ha acompañado durante años, ha vertebrado  un proyecto audivisual para la Xarxa TV, ha sido regalado, guardado… pero siempre vuelve a mi…

“De pequeña me gustaba el chocolate blanco cuando el resto de mis amigos se morían por el negro; guardaba en los bolsillos de mi abrigo piedras, papeles, palitos… y  todo tipo de cosas inútiles que encontraba, tan sólo porque me encariñaba con ellas, las había encontrado en un lugar especial o me recordaban a algo o alguien. También coleccionaba bolsas de papel, que exhibía abiertas encima de las estanterías  del armario de mi habitación, provocando la sorpresa de los que entraban en ella, que no entendían la sensación que desde siempre me ha producido el cartón, el papel,  la cartulina…esa sensación de abrigo, de calidez, de protección, de melancolía, de antigua papelería llena de pequeños tesoros que descubrir muy, muy despacio, perdiendo todo el tiempo del mundo en observar cada utensilio, cada lápiz, cada libreta, agenda, goma de borrar, papel de regalo, sobres, ceras de colores, rotuladores carioca… esa sensación que empieza con un olor añejo, luego pasa por un color ocreanaranjadoradoverdoso y termina en una temperatura cálida. Una sensación que me teletransporta inmediatamente al lugar donde ese material empezó su historia: el bosque de frondosos árboles, que sin sospechar su fatídico papel en el mundo, tan solo se afanan en dar cobijo a los pájaros, servir de columpio a las ardillas, abrigar con sus ramas a las lechuzas y de vez en cuando, prestar su tronco a la espalda cansada de algún solitario caminante. El bosque de las hadas de la noche y los elfos de la mañana, el bosque del arroyo travieso que salpica su energía contagiando a las rocas de la orilla, mientras estas muestran sonrojadas su lado más oscuro en ese juego de coqueteo eterno. El bosque de nuestros ancestros en el que cazaban, se escondían, amaban, jugaban y lloraban…El bosque testigo de tantas historias humanas, secretos animales y existencias naturales…El bosque, testigo entonces y más tarde, convertido ya en papel,  el bosque como vehículo conductor de nuevas leyendas escritas por esa memoria colectiva que nos une a todos y nos hace bastante parecidos los unos a los otros , aunque creamos que el chocolate blanco no le gusta a casi nadie….Quizás porque coleccionaba bolsas de cartón, nunca entendí que en el cuento de los tres cerditos, la casa de ladrillo fuese la mejor y en cambio,  la primera, la de papel, fuese la mas débil…en mi imaginación,  ésta era sin duda la más bonita, aquella en la que yo quería vivir con mi príncipe encantado tal y como cantaba un famoso artista de la época. Además, con el paso de los años he aprendido a desconfiar de los materiales resistentes y a sorprenderme con la fortaleza de los aparentemente  delicados. Y así el agua del río acaba erosionando a su amada roca de tanto hacerle el amor.

Ahora me doy cuenta de que todo es relativo y sin duda el papel, como heredero directo de nuestro padre-bosque, guarda la fuerza  indestructible de saberse confidente de miles de secretos, guarda la fuerza de la vida, la fuerza de las historias….

 

 

alexi murdoch- crinan wood-towards the sun

doce campanadas y un beso

1. el beso.

el beso suave

beso sincero…

2. el miedo.

el miedo a no poder.

a no querer…

3. el fango del recuerdo.

pegajoso,

sombra movediza como arena.

4. la emoción en el estómago,

la razón en el espejo.

5. el viaje.

hacia dentro, hacia dentro,

con la piel vuelta hacia dentro,

6. piel de serpiente abandonada en el armario

para ponérmela y disfrazarme de antes.

7. pero ahora no es antes,

ahora ya es luego…

8. y luego?

9. qué vendrá luego?

10. frío tiritando, reclamando su morada de invierno.

11. si.

usaremos el frío para curarnos este invierno

con tiritas de hielo.

12. pondremos vallas al campo…

pero no las saltaremos.

the 5 ~ FWY! .ca 80′s ca 90′s. brave mysteries

arbolista de navidad

 

donde yo vivo hay muchos tipos de árboles, casi tantos como tipos de personas conozco…

hay árboles altos

y árboles bajos.

árboles grandes

y árboles pequeños.

árboles sabios de raíces profundas, centrados y estables, que resisten la embestida de galernas y vendavales

y árbolillos inmaduros, que tiemblan ante cualquier adversidad, ante cualquier viento fuerte.

hay árboles solitarios y tímidos que observan impasibles desde su atalaya el paso de las estaciones, impertérritos, eternos guardianes del silencio

hay árboles de piel camuflada, bellos pero inteligentes, que intentan pasar desapercibidos, como si fuesen una casualidad en el camino.

árboles de secano, alérgicos al agua

y árboles de regadío, que se empeñan en besar el río.

árboles con el corazón roto, que no entienden qué rayos les ha partido por el medio

y árboles con el corazón caracol, que miran el mundo con ojos perezosos.

árboles desorientados, procedentes de otras tierras y que por caprichos del azar han acabado durmiendo en estos lares, aunque sigan soñando con atardeceres en la Toscana…

árboles de cuentos de hadas

y árboles de cuentos de fantasmas.

árboles cantarines como las guirnaldas navideñas

y árboles silenciosos que ya no pueden decir nada.

árboles de mis valles, tan diferentes como las personas que conozco…

pero todos, todos, todos

bellos, bellos, bellos.

 

garabato. greta. árbore

 

de masías y otros sueños

un sueño? restaurar una masía catalana.

cuántas cosas que amas podrías convertir en tu profesión?

para mi restaurar una casa y decorarla sería una de ellas.

he escuchado historias de abuelos que me contaban de cómo en sus tiempos construyeron sus propias moradas con su manos, sudor y esfuerzo, sin apenas medios económicos y ayudados por la mujer y los hijos. una tarea que en muchos casos les llevaba media vida y que ahora pueden mostrar orgullosos.

así ocurría en mi tierra, la de las casas de granito con muros gruesos y austeros, hace no demasiado tiempo.

y me maravilla descubrir cómo la arquitectura de una zona responde sin duda al clima y por supuesto a una cultura. y cómo esto se refleja en el caracter de sus moradores. hasta que punto nos convertimos en el espacio que habitamos, le impregnamos de nosotros y él nos impregna de si mismo.

en esta cataluña los relieves de la piedra no se parecen en nada al granito sereno. la masía es imponente, abierta y voluminosa. la luz puede permitirse vagar en sus huecos generosos sin miedo a mostrarse luminosa. las sombras se alargan en los muros silenciosos mientras la urbe bulliciosa burbujea a lo lejos.

paseando estas paredes me pregunto sobre las historias de sus antiguos moradores y por las de los actuales. espío los juguetes abandonados, que añoran las risas de sus dueños; los libros sin leer en las estanterías, que aguardan las caricias de otros dedos; el silencio del vacío; la calma de la espera, hasta que la casa se llene de nuevos con las risas y los ajetreos, los desayunos y los leños humeando en el fuego. huele a hogar, a vida, a familia.

to build a home. ma fleur. the cinematic orchestra

¿qué música nos define?

pregunta natalie merchant…

hay un algo en las texturas, en las melodías, en la esencia, en definitiva en la visión del mundo que tenemos, que inevitablemente se refleja en lo que hacemos, y más aún si lo que se hace es algo artístico… en mi opinión para eso debería servir el arte, entre otras cosas, si lo queremos definir desde una posición utilitarista: para expresar lo que sentimos, lo que pensamos, lo que percibimos… en definitiva, nuestra visión particular y subjetiva de la vida interna y externa. ¿y esto nos hace únicos, nos diferencia?

yo pienso que no. por el contrario esto nos conecta con todos los demás, con el universo, con la vida en esa comunicación y con visiones similares a las nuestras que influyen, perfilan, enseñan, descubren, conectan con nuestra alma, por encima de la razón.

por eso seguiré escogiendo  películas o discos guiándome por la intuición, por la sensaciones que me transmiten la carátula, la foto de la portada o la tipografía, aunque no conozca el contenido. pocas veces me he equivocado. casi siempre tras ese envoltorio el contenido es más que delicioso.

 

 sally ann -the house carpenter’s daughter. natalie merchant

¿cuándo llegamos?

Érase una vez que se era, un culto caballero llamado Don Pío, que allá por el año 1896 vivía en el monasterio de Caaveiro con su mujer y sus hijos, sobre las aguas turquesa del río Eume…

así podría empezar el cuento para entretener durante el viaje a un niño juguetón y travieso. esta podría ser la excusa para despegarle de la play station o de la tele y llevarle a la naturaleza, a mojarse los pies en las increíblemente verdes aguas del río eume, a respirar aire puro fuera del centro comercial y a decubrir que los pajaritos con el pecho rojo se llaman “petirrojos” en castellano o “txantxangorri “en euskera. cualquier excusa podría valer, siempre que tengamos ganas, claro, de salir de la rutina cómoda, de lo fácil.

y no estaría mal para sus padres tampoco, recargar las pilas en semejante “marco incomparable”, lugar aún desconocido para muchos gallegos.

quizás no es un bosque tan distinto de los que tenemos cerca de casa, pero la excursión en coche de dos horas, la comida-picnic con cestita de caperucita, las hojas voladoras como confetti de boda, o los árboles reumáticos de musgo aterciopelado, pueden ayudarnos a inventar un sábado de cuento. uno de esos días que recordaremos siempre, aunque crezcamos…

baleen morning-river arms.balmorhea

 

en barbecho

sigmund freud: “existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo”

hablamos… disimulamos…hablamos…analizamos…hablamos…razonamos….

basta!

de pronto todo da un giro de 180º y sentimos…

y entonces actuamos y decimos la verdad. atreverse a hablar desde dentro, a decir lo que se siente, a compartir una emoción, una idea o un pensamiento aunque nos parezca absurdo o ridículo, o no esté bien visto, o no sea políticamente correcto. atrevernos a ser fieles a nosotros mismos, a ser honestos, a decir no. o si. a pasar a la acción al fin y al cabo.

cuando dejamos el personaje en la percha y simplemente somos, desde nuestro yo interno, entonces todo fluye. entonces podemos empezar a hacernos los idiotas y transformar un día prosaico en otro lírico… y ser felices.

dicen que solo los niños y los locos o los idiotas dicen la verdad. yo añadiría que también los valientes.

cuánto me queda por aprender!

 passing afternoon- iron and wine (our endless numbered days)

pan de maíz con pasas

ayer me han sorprendido con un regalo tierno. algo sencillo y dulce que hoy me ha salvado la vida…

porque hoy me he despertado y mi estómago no admitía nada. mi cuerpo pedía sueño. virus de otoño le llaman. cansancio y renovación le digo yo.

y entre pesadilla y pesadilla, unos trocitos de esos preciosos bollitos, han conseguido hacerme sentir mejor, poco a poco.

me he sentido como un pajarito enfermo y he pensado en nina nastasia y su “bird of cuzco” y en cómo sonaba aquel día que íbamos cantando a la playa, soñando con el amor verdadero… como peter pan y wendy!

02 bird of cuzco